¡Otro gran descubrimiento: la cuchara dispensadora! llevaba una temporada rondando este invento, pero no me decidía porque imaginaba que sería otro trasto inútil de la amplia colección de cacharritos de Eva. Al final en un arrebato me he animado a comprarlo aprovechando una visita a Vitoria, para así probarlo en el tren y ¡bingo!. La mía en particular es de la marca Nuby y me costó 12,90 €.

Cuchara al depósito

Esta cuchara posee un depósito blandito unido a ella en el que se almacena el puré. El alimento sólo cae a medida que se aprieta este depósito, si es más líquido el puré cae cuando el bebé termina lo que está en la cucharita. Se cierra con un tapón de manera hermética de modo que cuando viajamos con ella no tenemos que llevar varios bultos (muchas veces en los viajes nos faltan manos) y es infinitamente más limpia que el termo y la cuchara. Conmigo, al menos, se mancha mucho menos así. Si no quiere la última cucharada se puede reabsorber, cerrar y listo.

DSC_0046

A pesar de lo práctico que resulta, he encontrado alguna que otra pega: que no se puede calentar y que el depósito no es demasiado grande. De momento no me ha supuesto mucho problema porque he de reconocer que Eva ha pasado una racha un poco mala con la comida, entre viajes en los que ha estado rodeada de gente (y nos ha salido muy señorita, si tiene público no come) y que ha estado malita. Pero cuando coma cantidades un poco mayores me temo que no será suficiente.

Cuchara y tapón

Pues hasta aquí una nueva historia feliz de cucharas y Eva.

Eva comiendo puré.

¿Alguien más la ha probado? ¿Os ha dado buen resultado?

También te puede interesar...