El gateo es uno de los hitos del desarrollo que alcanzan los bebés de forma natural si se les permite y estimula. Suele producirse entre los seis meses y el año. Consiste en una forma de desplazarse a cuatro patas, aunque cada niño tiene una técnica propia. Surge por la necesidad del niño de descubrir objetos que no están a su alcance y se produce cuando ya ha aprendido a voltearse y mantenerse sentado él sólo.

Sorprende ver cómo cada vez menos niños lo hacen y pasan directamente a caminar, “saltándose” este importante paso. Por supuesto, no creo que el hecho de no gatear suponga a la larga un problema para su desarrollo físico o cognitivo, pero si lo hace le ayudará a desarrollar más fácilmente algunas habilidades de forma natural.

Leer más