Viajar en avión con un niño pequeño es fácil. Para nosotros, que siempre vamos con instrumentos y el horror que eso conlleva al pasar los controles y acomodarlos en el avión, viajar con Eva ha supuesto una facilidad más que un problema:

Volando solas