¿Qué tendrá la cuchara que la hace tan especial? ¿Será ese fuerte sonido que produce al ser estampada contra el suelo? ¿Ese tacto fresquito? ¿Ese brillo casi cegador? Lo que comenzó siendo una historia de terror, su enemiga más acérrima (mamá me ataca con este peligroso objeto para meterme algo raro en la boca), ha devenido en la más tierna historia de amor.