Qué momento ese en el que conoces el sexo del bebé e inmediatamente tu cabeza empieza a imaginar y configurar tu vida a partir de ese preciso instante, ¿verdad? Parece que conoces un poco mejor a ese bebé al que ya te sientes muy unida, que le quieres todavía un poquito más (si es que eso es posible).

Francamente, nos apetecía cualquiera de las dos opciones: si era chica sería una compañera genial para Eva y seríamos mayoría absoluta en casa, si era chico tendríamos la experiencia de criar a un niño y tener “la parejita”.

La ecografía

Desgraciadamente, el día de la ecografía Dani no podía acompañarme porque la habían postergado haciéndola coincidir con un viaje, de modo que decidimos no moverla más (queríamos saber si iba todo bien).

Pero se planteaba el problema de que me iba a enterar del sexo antes que él y como es un momento muy emocionante decidí hacer lo siguiente: le pedí a la ecografista que me lo escribiera en un papel para que pudiéramos leerlo los dos juntos y así enterarnos al mismo tiempo. Por supuesto en cuanto salí llamé a Dani para informarle de lo realmente importante y lo que estaba ansioso por saber: que el embarazo iba perfectamente y que se estaba desarrollando bien.

Sabiendo que iba a ser absolutamente incapaz de aguantar todo el fin de semana sin mirar (ojo, conocer las limitaciones propias también es importante) según salí del hospital llevé el papel doblado a una pastelería para que me hicieran un par de cupcakes y los rellenaran de azul si ponía chico y de rosa si era chica. Se quedó ella con él y así yo me deshice de la tentación. ¡A la pastelera le encantó la idea! Le hizo ilusión saber que iba a ser la segunda persona en saberlo, antes que Dani y yo.

Cupcakes sorpresa.

Cupcakes sorpresa

¡Qué será!

¿Qué será?

¡¡¡Los recogí minutos antes de la llegada de Dani y por fin pudimos enterarnos!!!

¡Es un niño!

¡Es un niño!

¡Es un niño!

Otras formas de anunciar el sexo del bebé

Existen otras formas de anunciar el sexo a familia y amigos, aunque indefectiblemente todas ellas pasan por un control médico, bien sea análisis o ecografía, para saber el resultado. Alguno de los métodos más originales que he visto:

  • Llenar una caja con globos que salgan despedidos al abrirla (rosa o azul dependiendo del sexo).
  • Otra con globos: hacer un vídeo hinchando cada uno de los padres un globo, uno rosa y otro azul (o uno con un dibujo de una niña y otro de un niño o lo que se os ocurra), pinchando previamente el que NO es para que se hinche solo uno de ellos.
Los globos siempre dan mucho juego.

Los globos siempre dan mucho juego.

  • La consabida fotografía con un lazo rosa o azul envolviendo la tripa de la embarazada, o con unos zapatitos sobre ella.
  • Si tiene hermanos mayores pueden ser ellos los notificadores. Una forma muy tierna es sacar varias fotografías en blanco y negro del hermanito pintando la barriga de la madre y la última que sea en color. Os muestro esta, aunque he visto esta misma idea llevada a cabo por el padre, las patas de la mascota o la madre sóla.
Pintando la barriga de la embarazada.

Pintando la barriga de la embarazada.

Nosotros particularmente quisimos contar el embarazo (aunque la técnica sería aplicable a el sexo del bebé) haciéndole a Eva una foto con una camiseta de hermana mayor o sosteniendo una pizarra con la noticia, aunque finalmente no pudimos porque la mitad nos descubrió y no quisimos demorar aún más la noticia con los que aún no lo sabían.

¡El caso es que esperamos un chico y estamos encantados! Se admiten sugerencias de nombres masculinos.

¡¡¡Chico!!!

¡¡¡Chico!!!

¡¡¡Chico!!!

¡¡¡Chico!!!

Y vosotros, ¿cómo lo contasteis?

 

 

También te puede interesar...