Es el periodo inmediatamente posterior al parto y que se prolonga hasta que los cambios hormonales y físicos derivados del parto y el embarazo se recuperan. Suele durar de seis a ocho semanas (ver cuarentena o postparto).