Primeras heces del bebé, de color verde muy oscuro o negro, compuestas por bilis, células muertas y bilis.