Inflamación de la glándula mamaria debido a una obstrucción en los conductos de la leche. Puede ocasionar dolor e incluso fiebre. Normalmente se trata con antibióticos pudiendo llegar a requerir un drenaje quirúrgico.