Periodo de tiempo comprendido entre el parto y la vuelta a los niveles hormonal y fisiológico que se tenía antes del embarazo. Suele durar entres seis y ocho semanas.