Flujo sanguinoliento que se produce después del parto como consecuencia de la herida causada por el desprendimiento de la placenta.