Consiste en la práctica de dormir con el niño. Puede ser en la misma cama o en una cuna adosada a la cama de los padres.