Es una prueba de diagnóstico que consiste en la extracción de líquido amniótico con una aguja para detectar posibles anomalías o irregularidades en el feto.