Cosas de niños

De verdad os digo que ME ENCANTARÍA que nuestros amigos y familiares conocieran a Eva y Samuel tal y como son, ¡pero no hay manera!

  • Que Eva en casa es como una pequeña cotorra y que se pasa el día cantando y bailando. Pero no. Cuando estamos con alguien parece muda.
Eva en un ataque de timidez

Eva en un ataque de timidez

  • Que Samuel siempre ha dormido del tirón, nunca nos ha dado una mala noche. Pero no. El día que vamos a dormir a una casa llena de familiares no duerme ni un minuto.
Mi pequeño dormilón

Mi pequeño dormilón

  • Que Eva se pasa el día cuidando de Samuel, mimándole y dándole besitos. Pero no. Cuando estamos con más gente lo mejor que le dedica es un gruñido.
Mis monitos juntos

Mis monitos juntos

  • Que Samuel es absolutamente autónomo: puede pasar horas gateando y explorando sin reclamar ninguna atención. Pero no. El día que estamos con alguien no hay forma de bajarle de los brazos.
Estas navidades estuvo malito. No quiso bajar de exploración ni un minuto

Estas navidades estuvo malito. No quiso bajar de exploración ni un minuto

  • Que Eva jamás levanta la voz. Es más, los sonidos fuertes le molestan mucho. Pero no. Cada vez que estamos de cena con amigos habla a voces (apunto que no puedo con los niños gritones, es algo que me saca de quicio).
Contenta pero gritando. ¡Nooo!

Contenta pero gritando. ¡Nooo!

  • Que Samuel tiene la risa más fácil del mundo, es difícil pillarle sin sonreír. Pero no. Cuando queremos que lo vean nuestros conocidos se convierte en un señor enfadado.
¡Así es él!

¡Así es él!

  • Que Eva come como una lima de todo y ella solita dese hace mucho. Pero no. El día que las abuelas tienen que quedarse tranquilas viendo lo bien alimentada que está no prueba bocado.
Desde pequeñita comía de todo

Desde pequeñita comía de todo

  • Y, como estos, ¡un millón de ejemplos más!

¿Por qué, niños? ¿Por qué no dejáis que vuestra madre se pavonee de vosotros? Van a pensar que todo lo que les cuento a mis amigos es una exageración.

Comprendo que son niños acostumbrados a estar siempre en un entorno muy tranquilo con mamá y papá la mayor parte del tiempo.

Entiendo que salir de la rutina y estar rodeados de gente siempre puede alterar a un niño, conozcan o no a las personas. Además siendo extremadamente tímidos, como es el caso de Eva, complica aún más el asunto.

Momento de mimos a papá

Momento de mimos a papá

Siempre con la sonrisa puesta

Siempre con la sonrisa puesta

De sobra sé que bastante bien se portan para ser tan pequeños.

Pero…

¡Quiero lucir a mis hijos! ¡Quiero que quienes nos rodean vean cómo son realmente! ¿Alguna vez lo lograré?

Pequeños dramas en familia

Pequeños dramas en familia

¿A vosotros también os pasa? Decidme que no estoy sola…

Anterior

Planes con niños en Roma: Explora, Il Museo dei Bambini

Siguiente

12 meses 12 fotos (2017)

2 Comentarios

  1. Aba

    A mi me gustan como son : gritones, imaginativos y… con mocos !!!

  2. Gabriela

    ¡Ídem 100%! el día que no hay más plan que estar los tres juntos , en casa, en el parque, tranquilos… todo es buen humor, sonrisas, paz… el día que tenemos algún “evento” familiar no quiere dormir siesta, luego está de mal humor, no hace ninguna de sus gracias, no come, se pone a chillar en cuanto la coge otra persona… así son!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén