En una de las últimas revisiones de mi embarazo la ginecóloga me dijo que la niña venia de nalgas… ¡¡Horror!! Esto significaba cesárea seguro, y más con la mala suerte que suelo tener… Me dió cita para unas tres semanas después y me dijo que si para entonces no se había dado la vuelta intentarían una versión cefálica externa. Esto es que, siempre monitorizado el bebé para controlar que no le pase nada, el doctor le da la vuelta manualmente. Es una maniobra recomendada por la OMS que desgraciadamente, y a pesar de su simplicidad, aún no se realiza en todas partes.

Leer más